Casa Caridad advierte de la feminización de la pobreza, ya que las mujeres ya suponen el 37% de sus atenciones

  • La Asociación Valenciana de Caridad ha atendido en 2023 en todos sus servicios, a un 14,5% más de personas en comparación con 2022, y advierte de que la pobreza tiene cada vez más rostro femenino: en este ejercicio, se ha acompañado a 1.773 mujeres en situación de vulnerabilidad

  • El servicio de comedor social para personas en situación de sin hogar es el que más ha aumentado, alcanzando casi 500 personas en un año, un 35% más que en el ejercicio anterior

  • En 2023, la Asociación ha repartido ayudas directas que representan en total 87.315 euros, un 28% más que en 2022

  • Entre los logros de 2023 de la ONG, destaca las 109 personas que han encontrado soluciones habitacionales gracias a su taller de búsqueda de vivienda

  • En un contexto inflacionista, Casa Caridad ha aumentado su gasto diario más de 2.700 euros, hasta sumar cerca de 18.000 euros cada día

Valencia, 18 de junio de 2024.-La Asociación Valenciana de Caridad ha atendido en 2023 a 4.820 personas, un 14,5% más que el ejercicio anterior. Más mujeres, hombres y niños y niñas en situación de vulnerabilidad han necesitado el apoyo de la Asociación para poder recuperar su autonomía y conseguir la inserción social. Estas son las cifras que ha destacado hoy la ONG, con motivo de la presentación de su Memoria Anual, que reflejan la problemática a la que se enfrentan las personas en situación de sin hogar y en riesgo de exclusión social.

“Llevamos más de cuatro años con las cifras de atenciones en alza. En 2023, el colectivo que más ha crecido ha sido el de las mujeres, 1.773 han sido acompañadas en alguno de nuestros servicios, frente a los 1.553 hombres y los 1.494 menores. Es decir, el 37% de las atenciones que realizamos en la Asociación ya son a mujeres. En Casa Caridad tenemos muy presente la creciente feminización de la pobreza por la mayor vulnerabilidad de este colectivo, ya que precisa de servicios más específicos”, explica Luis Miralles, presidente de Casa Caridad.

La Asociación ha tenido que hacer frente al aumento de precios de los productos y suministros, lo que se ha traducido en un gasto diario de 17.881,32 euros, alrededor de 2.700 euros más que en 2022 cada día. Además, en 2023, el gasto de ayudas directas concedidas por Casa Caridad ha ascendido a 87.315 euros, lo que supone un incremento del 28% con respecto al ejercicio anterior. El objetivo de estas ayudas es apoyar a las personas usuarias en las diferentes situaciones de desprotección social a través del pago de alquiler, suministros, tasas administrativas, tratamientos de salud, formación e inserción laboral, gastos escolares y acondicionamiento de viviendas, entre otras. En este sentido, el pago de alquileres ha supuesto el 41% del total y sigue siendo la principal ayuda que gestiona la ONG.

Más atenciones y profesionales para actuar frente al sinhogarismo

A lo largo de 2023, Casa Caridad ha registrado un incremento significativo en todos sus servicios, pero el comedor social para personas en situación de sin hogar es el que más ha crecido: un 35%. Las personas atendidas en este recurso son mayoritariamente hombres, de entre 18 y 50 años y de nacionalidad española (52%). En 2023, se sirvieron en este recurso 16.562 comidas y acudieron casi 500 personas en situación de sin hogar.

“En nuestro comedor social trabajamos en la motivación al cambio, y, sobre todo, respetando los ritmos personales. Gracias a este enfoque, 92 personas han obtenido plaza en los Centros de Acogida Temporal de Casa Caridad u otros recursos habitacionales de la red”, explica Guadalupe Ferrer, directora-gerente de Casa Caridad.

Además del comedor social, la Asociación cuenta con la distribución de alimentos y productos de higiene, a través de la cual se han apoyado a 3.375 personas y se han repartido 25.551 lotes de primera necesidad; las escuelas infantiles y los Programas Escuela-Familia, de los cuales se han beneficiado 864 personas entre beneficiarios directos e indirectos (alumnado y sus familias); el Proyecto Fénix, que cuenta con 10 viviendas supervisadas y en el que se han atendido a 52 personas; y los Centros de Acogida Temporal, que están concertados con la Vicepresidencia segunda y Conselleria de Servicios Sociales, Igualdad y Vivienda y han registrado una ocupación del 100%

“En 2023, hemos aumentado nuestra plantilla de profesionales en un 29%, lo cual ha permitido mejorar la atención a las personas usuarias. También hemos sumado nuevas figuras profesionales como enfermeras y un equipo de psicología, lo que ha reforzado el apoyo que brindamos a las personas en situación de vulnerabilidad. Otro hito importante ha sido que en los tres Centros de Educación Infantil también hemos incrementado el número de profesionales para atender al alumnado con necesidades educativas especiales y a sus familias”, expone Guadalupe Ferrer, directora-gerente de Casa Caridad.

Talleres de promoción, prevención y desarrollo personal

El trabajo transversal y multidisciplinar de los profesionales de Casa Caridad en distintos talleres permite dotar a las personas de herramientas que facilitan su inserción social a través del desarrollo de habilidades sociales y laborales. Los talleres están diseñados desde una vertiente educacional para trabajar las diferentes esferas de la vida de la persona, impulsando la motivación al cambio y generando un mayor vínculo terapéutico.

Gracias al trabajo que se realiza en estos talleres, en 2023, 109 personas han encontrado soluciones habitacionales a través del taller de búsqueda de vivienda. Además, con los itinerarios personalizados de atención y el taller de empleo, 25 personas han conseguido trabajo. También 23 usuarias han completado cursos formativos reglados, mejorando su empleabilidad, lo que destaca la importancia de la formación y el empleo como herramientas para la inclusión social.

“Este aumento en la demanda de servicios ha supuesto un reto para nuestra ONG. En 2023, el gasto anual de Casa Caridad ha sido de 6,5 millones de euros, esto supone un aumento de 986.000 euros respecto al año anterior. Esta cifra pone de manifiesto la necesidad que tiene la Asociación de las aportaciones de los socios, las donaciones y las Empresas con Valor. A medida que avanzamos, sabemos que los desafíos continúan, sin embargo, estamos más decididos que nunca a seguir adelante, inspirados por el impacto positivo que hemos visto en tantas vidas”, concluye Luis Miralles, presidente de Casa Caridad.

Un 2024 con la misma perspectiva

Casa Caridad ha presentado también los datos de la primera mitad del año 2024 donde reconoce que las personas atendidas siguen en aumento y la atención a mujeres no ha bajado. De enero a mayo, 1.212 mujeres ya han pasado por algún servicio de la Asociación. Una cifra que pone de manifiesto el creciente fenómeno de la feminización de la pobreza que desde la crisis socioeconómica se ha visto agravado.

“Hemos empezado 2024 con el número de atenciones muy elevado y sabiendo que no podemos descansar y tenemos que seguir ayudando a las personas que más lo necesitan. Por ello, estamos totalmente comprometidos en seguir mejorando y habilitando nuevos talleres, programas y recursos para conseguir recuperar la autonomía y la inserción social de las personas en situación de sin hogar y en riesgo de exclusión social”, concluye Elena Sánchez, vicepresidenta de Casa Caridad.



Deja una respuesta